PROGRAMACIÓN


La preeminencia de Cristo Parte 1 • Hebreos 1:1-3 • John MacArthur – Pastor-maestro Grace Community Church | Los Ángeles, CA. | 

La familia y el amor al dinero • 1ª Timoteo 6:10 • Santiago Armel – Pastor Iglesia Bíblica Cristiana de Cali | Cali, Colombia | 

El pastor y su caída • Josías Grauman – Pastor Grace Community Church en español | Los Ángeles, CA. | 

Palabras de arrepentimiento genuino • Oseas 14:1-9 • Alejandro Peluffo – Pastor Iglesia Bautista Misionera en Lobos | Buenos Aires, Argentina | 

Una vida controlada por el Espíritu • Efesios 5:19-21 • David Robles – Pastor Iglesia Evangélica León – León, España | 

Conocimiento de Dios • R.C. Sproul - Fundador ministerios Ligonier – Sanford, FL. | 

Los falsos maestros  • Michael Dennis – Pastor Iglesia Bíblica Cristiana de Cali – Cali, Colombia | 

Taller: Leyendo las Escrituras con los ojos de Jesús • Sugel Michelén – Pastor Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo – Santo Domingo, R. Dominicana | 

El ABC de la vida cristiana • 1ª Corintios 10:31-11:1 • David González – Pastor Iglesia Evangélica Teis – Vigo, Pontevedra, España | 

Hasta aquí nos ayudó Yahweh • 1ª Samuel 7:2-17 • Luis Contreras – Pastor Grace Community Church en español – Los Ángeles, CA. | 

Las marcas de un discípulo • Marcos 8:34 • Santiago Armel – Pastor Iglesia Bíblica Cristiana de Cali | Cali, Colombia | 

El andar digno de un cristiano Parte 1 • Efesios 4:1 • Henry Tolopilo – Anciano Grace Community Church en español – Los Ángeles, CA. | 

Características de un falso convertido • Mateo 7:21-23 • Heber Torres – Pastor Iglesia Redentor Madrid – Madrid, España | 

Cómo luce el evangelio en la vida diaria • Miguel Núñez – Presidente Integridad y Sabiduría – Santo Domingo, R. Dominicana | 

Preguntas y Respuestas Conferencia Expositores 2022 | Josías Grauman, John MacArthur, David Pérez, David Robles, Sugel Michelén, Luis Contreras | 

La preeminencia de Cristo Parte 2 • Hebreos 1:4-10 • John MacArthur – Pastor-maestro Grace Community Church – Los Ángeles, CA. | 

Ojo por ojo • Mateo 5:38-42 • Fernando Jaimes – Pastor Iglesia Comunidad de Gracia Bogotá – Bogotá, Colombia | 

Las lenguas del Espíritu • Josías Grauman – Pastor Grace Community Church en español – Los Ángeles, CA. | 

El Espíritu Santo en el Antiguo Testamento • Lucas Alemán – Director Educación en The Master’s Seminary – Los Ángeles, CA. | 

La gloria que aguarda la iglesia • 1ª Tesalonicenses 4:13-18 • Evis Luis Carballosa – Teólogo y Conferencista – Vigo, Pontevedra, España | 

La tierna misericordia del Siervo del Señor • Isaías 42:1-4 • Benjamín Veurink – Maestro Iglesia Bíblica Cristiana de Cali – Cali, Colombia | 

El invencible amor de Dios • Oseas 1-3 • Sugel Michelén – Pastor Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo – Santo Domingo, R. Dominicana | 

Seguros en Cristo • Juan 17:20-26 • Rubén Videira – Maestro Seminario Bíblico Berea – León, España | 

Renovando la mente en la Palabra de Dios • Romanos 12:1-2 • Paul Washer – Presidente HeartCry Missionary Society – Radford, VA. | 

Honrando al Señor en tu vida • 1ª Samuel 2 • Luis Contreras – Pastor Grace Community Church en español – Los Ángeles, CA. | 

Dios prueba puntualmente • Apocalipsis 9:13-21 • Antonio Ortega – Pastor Iglesia Cristiana de la Gracia – CDMX, México | 

El andar digno de un cristiano Parte 2 • Efesios 4:1 • Henry Tolopilo – Anciano Grace Community Church en español – Los Ángeles, CA. | 

La ceguera espiritual de una generación privilegiada • Lucas 12:54-56 • Sixto Dormi – Pastor Iglesia Comunidad de Berea – Guayaquil, Ecuador | 

La Palabra del Señor permanece para siempre • 2ª Timoteo 4:1-5 • Steven J. Lawson – Presidente One Passion Ministries – Dallas, TX. | 

La justicia por la ley y la justicia por la fe Parte 2 • Romanos 10:10-13 • Adiel Quiñelén • Pastor Iglesia Desde Las Escrituras – Laja, Chile | 

Hombres piadosos: Un pilar de una iglesia bíblica • Efesios 5:22-28 • Justin Peters • Pastor itinerante – Bozeman, Montana | 


¿Quiénes eran los puritanos? Ken Curtis


Puritanos llegan a América


Primero llegaron los peregrinos en la década de 1620. Fueron seguidos por miles de puritanos en la década de 1630, y estos puritanos dejaron su huella en su nueva tierra, convirtiéndose en la fuerza cristiana más dinámica de las colonias americanas. En Inglaterra, los puritanos habían sido personas de medios e influencia política, pero el rey Carlos no toleraría sus intentos de reformar la Iglesia de Inglaterra. La persecución aumentó. Para muchos, no parecía haber otra esperanza que abandonar Inglaterra. Tal vez en América podrían establecer una colonia cuyo gobierno, sociedad e iglesia estuvieran todos basados ​​en la Biblia. "Nueva Inglaterra" podría convertirse en una luz que la Vieja Inglaterra podría seguir para salir de la oscuridad de la corrupción.


"Puritanos" había sido un nombre de ridículo utilizado por primera vez durante el reinado de la reina Isabel. Estos eran cristianos que querían que la Iglesia de Inglaterra se purificara de cualquier liturgia, ceremonia o práctica que no se encontrara en las Escrituras. La Biblia era su única autoridad y, con estas creencias, creían que se aplicaba a todas las áreas y niveles de la vida.


Una escapatoria fortuita


Cuando el rey Carlos otorgó una carta colonial a la Compañía de la Bahía de Massachusetts, el documento no especificaba que el gobernador y los funcionarios de la compañía debían permanecer en Inglaterra. Los accionistas puritanos aprovecharon este silencio y acordaron trasladar la empresa y todo el gobierno de la colonia a América. Allí tratarían de establecer una comunidad bíblica, una comunidad santa, como ejemplo para Inglaterra y el mundo.


Nueva Inglaterra: una nueva forma


En la madre patria, todo inglés era parte de la iglesia nacional de Inglaterra. En Nueva Inglaterra, solo los convertidos eran miembros de la iglesia. Solo aquellas personas cuyas vidas habían cambiado por creer en el evangelio de Cristo fueron aceptadas en la iglesia. A los hombres que eran miembros de la iglesia se les dio el derecho de votar en la colonia. Se esperaba que establecieran reglas para un orden social piadoso, una sociedad que glorificara a Dios. Así como la Ley Mosaica había regulado la sociedad de Israel en los días del Antiguo Testamento, la iglesia bajo la autoridad de las Escrituras regularía la sociedad de Nueva Inglaterra. No había lugar para la tolerancia en la América puritana. Aquellos que no estuvieran de acuerdo con los elevados objetivos espirituales de la colonia podrían mudarse a otra parte.


Aunque eran personas de fuertes creencias, fe y convicciones, los puritanos no eran individualistas. Llegaron a América en grupos, no como colonos individuales. Con frecuencia, congregaciones enteras, dirigidas por sus ministros, dejaban Inglaterra y se establecían juntas en la nueva tierra. Organizaron sus asentamientos en pueblos, con su casa de reunión o la iglesia en el centro del pueblo. La iglesia era el centro de su comunidad, proporcionando propósito y dirección a sus vidas.


Creencia y práctica puritana


Los puritanos creían que Dios y su adoración eran lo suficientemente importantes como para reservar al menos un día completo de la semana, y los colonos puritanos originales dedicaron con alegría el domingo al Señor. Los sermones eran fundamentales para la vida intelectual de los puritanos y rara vez duraban menos de una hora. Los tiempos de oración también podrían ser tan largos. Los himnos no estaban permitidos en el culto puritano más antiguo; sólo se cantaban salmos o paráfrasis de otras Escrituras. El primer libro impreso en Estados Unidos fue el Libro completo de los salmos (o Libro de los salmos de la bahía), una versión métrica de los salmos de David impresa en 1640.


Educación Puritana


La instrucción y el entrenamiento de los niños se consideraban responsabilidades pesadas, y los padres oraban para que los niños se convirtieran en una fuente de gloria para su Señor.


Cinco años después de su fundación, Massachusetts estableció escuelas para niños. Todo niño debe aprender a leer para poder leer la Biblia. Como decía una ley de Massachusetts: "Siendo uno de los proyectos principales de ese viejo engañador, Satanás , mantener a los hombres alejados del conocimiento de las Escrituras... deben establecerse escuelas". En 1636 la colonia estableció el Harvard College, especialmente para entrenar ministros. Las primeras reglas de Harvard dan testimonio del compromiso cristiano esperado: Que todo estudiante sea claramente instruido y seriamente presionado para considerar bien el fin principal de su vida y sus estudios es conocer a Dios y a Jesucristo, que es la vida eterna (Juan 17:3). Y por lo tanto poner a Cristo en el fondo es el único fundamento de todo conocimiento y aprendizaje sanos.


Todo es del Señor


De acuerdo con sus creencias de que cada área de la vida debe ser moldeada por principios cristianos, los puritanos veían todo trabajo honorable como un medio para glorificar a Dios. Toda la vida era de Dios, y no había distinción entre trabajo secular y sagrado. Dios llama a cada persona a una vocación u ocupación particular, y el cristiano debe actuar como un administrador cuidadoso de los talentos y dones que Dios le ha dado. Trabajar en la propia vocación o vocación como medio de servir a Dios ya los hombres. La ociosidad se consideraba un gran pecado; la diligencia en la vocación de uno era una virtud.


Influencia puritana en Estados Unidos


Los puritanos que se establecieron en Nueva Inglaterra sentaron las bases de una nación única en la historia mundial. Sus creencias tuvieron una influencia muy significativa en el desarrollo posterior de América. Una gran parte de los pioneros posteriores y los colonos del oeste eran descendientes de estos primeros puritanos. Sus valores y principios, aunque a veces secularizados y alejados de sus fundamentos religiosos, continuaron moldeando el pensamiento y las prácticas estadounidenses en los siglos siguientes.


Organizada como una iglesia en miniatura


La familia era la institución más básica de la sociedad puritana y estaba organizada como una iglesia en miniatura. Establecida por Dios antes que todas las demás instituciones y antes de la caída del hombre, la familia era considerada el fundamento de toda la vida civil, social y eclesiástica. Por la mañana y por la tarde la familia se reunía para adorar, y el domingo la familia se unía a otras familias para adorar.


Artículo original en inglés Who Were The Puritans? por Ken Curtis, Ph.D.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario