viernes, 24 de diciembre de 2021

El Cordero perfecto de Navidad

Los pesebres son comederos para animales, pero en el antiguo Israel estaban hechos de piedra, no lo que verías en un belén moderno. No es cómodo, pero es excelente para protegerse. Por eso los que eran expertos en la materia, los sacerdotes, ponían en ellos a sus corderos recién nacidos para protegerlos. Pero no cualquier cordero, los corderos perfectos sin tacha que fueron usados en el sacrificio por los pecados.

Y Belén, donde nació Jesús, era famosa por sus corderos sin manchas utilizados para el sacrificio. Estos corderos tenían que ser perfectos para que los envolvieran bien apretados en una tela y los tumbaran en el pesebre para mantenerlos a salvo. 

Esta es exactamente la razón por la que la única vez que se menciona a los pesebres en la historia del nacimiento de Jesús es a los pastores. En Lucas 2:12 dice: “Esta será una señal para ti, encontrarás un bebé envuelto en una tela y acostado en un pesebre”.

¡Los pastores habrían entendido este poderoso paralelo! ¡Sabían lo que significaban la tela y el pesebre! Este bebé sería el cordero perfecto de Dios; el Mesías que sacrificaría su vida por los pecados del mundo entero.

Él no era solo un bebé envuelto en pañales acostado en un pesebre, Él era DIOS – perfecto, sin pecado y santo – humillándose para convertirse en el sacrificio perfecto para reconciliarnos con Él. ¡Ese cordero perfecto, es por el cual celebramos la Navidad!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario