Vivir cerca de Cristo

Pedro hace un llamado explícito a la santidad personal en 1ª Pedro 1:15-16: "Vosotros también, como el Santo que os ha llamado, sed santos en todos vuestros comportamientos". En esta súplica, el apóstol apela a la santidad de Dios, atributo primordial de su naturaleza. La santidad es el único atributo que se repite tres veces en el cielo. Los serafines que rodean el trono de Dios gritan: "Santo, Santo, Santo, es el Señor de los ejércitos" (Isaías 6:3). Lo mismo se encuentra en Apocalipsis 4:8. Este atributo divino se afirma tres veces consecutivas, lo que significa que es Su santidad elevada al nivel superlativo. En otras palabras, los ángeles están declarando que Dios no es simplemente santo, sino "Santo, Más Santo, Más Santo".

El significado primario de santidad es "separado" o "apartado". La palabra transmite la idea de que Dios es alto y elevado por encima de Su creación. Es exaltado, elevado, trascendente y majestuoso. El significado secundario indica que Dios está apartado del pecado, es decir, es moralmente perfecto, irreprochable, perfecto en Su carácter y perfecto en Sus caminos. Este Santo del cielo y de la tierra nos ha llamado a Sí mismo. Él soberanamente "te ha llamado" - a todos los creyentes - a una relación personal con Él. Esto se refiere a la convocatoria efectiva de Dios emitida a todos Sus elegidos. Es, en realidad, una citación divina que aprehende al llamado y lo lleva irresistiblemente a comparecer ante Él. Es por esta llamada que entramos en una relación salvífica con Dios.

Este Dios santo ordena ahora nuestra santidad.

Pedro nos manda que todos los creyentes seamos santos "en todo nuestro comportamiento". Este alto llamamiento exige un caminar humilde en santidad. Esto enfatiza que toda la vida del creyente debe ser vivida en separación del pecado. Charles Spurgeon dijo: "Debe haber tanta diferencia entre el mundano y el cristiano como entre el infierno y el cielo". En pocas palabras, debemos estar en el mundo, pero no ser del mundo. No hemos de estar aislados del mundo, sino aislados del pecado del mundo.

Pedro explica por qué la llamada divina a la santidad es vinculante para todos los creyentes. Escribe: "Porque está escrito: "SERÉIS SANTOS, PORQUE YO SOY SANTO"". Citando Levítico 11:44, 19:2 y 20:7, el apóstol muestra que este llamamiento a la santidad no es una nueva forma de vivir. Por el contrario, está enraizada y fundamentada en la ley del Antiguo Testamento, y su exigencia moral sigue vigente hoy en día. He aquí el mandato intemporal de vivir en pos de una santificación progresiva. Así como Dios sigue siendo el mismo hoy, inmutable en Su santidad, también son iguales Sus requisitos para vivir. 

Debemos ser santos porque Él es santo.

Todos los que predican la Palabra deben vivir una vida separada. No hay excepciones a esto. Trágicamente, sin embargo, vivimos en un día en el que muchos que predican están tratando de ser lo más parecido al mundo como pueden ser. Su deseo parece ser cortejar al mundo. Así, muchos han adoptado los estilos de vida del mundo pagano en un intento de construir puentes hacia ellos. Algunos incluso imitan su lenguaje salado y ofrecen bromas groseras en el púlpito. Tratan de sonar más como un "shock jock" que como un hombre santo, a pesar del hecho de que Dios dice que no debe haber "inmundicia y charla tonta, o burla grosera" (Efesios 5:4). Algunos ministros están envueltos en separaciones matrimoniales o relaciones inapropiadas, y otros en un divorcio antibíblico, como si esto no tuviera ningún efecto sobre su predicación. Pero nada más lejos de la realidad. La Palabra de Dios sigue siendo clara. Como predicadores, debemos buscar la santidad para estar calificados para el liderazgo espiritual en la iglesia.

Uno de los predicadores más piadosos que jamás haya existido fue el famoso evangelista inglés George Whitefield. Su piedad fue observada por todos los que lo conocieron. El deseo de Whitefield de conocer a Cristo más de cerca fue la fuerza motriz de su vida. Afirmó: "No podemos predicar el Evangelio de Cristo más allá de lo que hemos experimentado su poder en nuestros propios corazones." Este afamado evangelista sabía que debía tener una fuerte devoción a Cristo para poder proclamarlo eficazmente.

Whitefield creía que un predicador proclamará a Cristo en proporción directa al nivel en que lo conozca personalmente. En consecuencia, este Gran Itinerante quería "vivir cerca de Cristo" y experimentar "un Cristo sentido". Esta pasión consumidora por el conocimiento de Cristo produjo en él un aborrecimiento por todo lo que no era como Él y un amor por todo lo que era como Él. Whitefield declaró:

Aborrece tu antiguo curso pecaminoso de vida, y sirve a Dios en santidad y justicia todo el resto de tu vida. Si te lamentas y te lamentas de los pecados pasados, y no los abandonas, tu arrepentimiento es en vano, te estás burlando de Dios, y estás engañando a tu propia alma; debes despojarte del viejo hombre con sus obras, antes de que puedas vestirte del nuevo hombre, Cristo Jesús.

El propio arrepentimiento de Whitefield transformó repetidamente su corazón de tibio a vibrante y ferviente por Dios. Si hemos de predicar con poder, también nosotros sabemos que esa integridad y pureza deben estar presentes en nuestro interior. Recordemos las palabras de Robert Murray M'Cheyne: "No hay argumento como una vida santa". Que éste sea el argumento más fuerte de nuestra vida y ministerio ante un mundo que nos observa.

Steven J. Lawson

La vida del Dr. Lawson está dedicada a predicar y a enseñar a otros cómo predicar. Es el anfitrión del Institute for Expository Preaching en ciudades de todo el mundo. También es profesor asociado de Ligonier Ministries , donde se desempeña en su junta. Además, es profesor de predicación y supervisa el programa de Doctorado en Ministerio en The Master's Seminary , donde también forma parte de su junta.

full-width

Publicar un comentario

0 Comentarios