Cuando hablamos de la gloria de Dios, nos referimos, primero, a lo que se ha llamado Su 'gloria intrínseca', que es la suma total de la grandeza de Su ser divino. Es todo lo que Dios es, el conjunto de todos Sus atributos. En este sentido, no damos gloria a Dios. No podemos añadir ni un ápice a Su gloria intrínseca. Él ya es todo glorioso. Como el Dios que era, es y ha de venir, Él es por siempre glorioso y perfecto, eternamente el mismo, inmutable en Su gloria. Por lo tanto, la gloria de Dios es intrínseca a Él mismo, nunca disminuye ni aumenta, no se ve afectada por fuerzas o circunstancias externas.

En el Antiguo Testamento, la palabra hebrea principal para gloria (kabod) significaba un peso pesado, como las posesiones de un hombre rico que, cuando se pesaban, eran muy pesadas. Cuanto más rico fuera, más pesarían sus posesiones. Esta riqueza vino acompañada de cierto grado de "influencia" o una fuerte influencia sobre otros miembros de la comunidad. Así, la gloria pasó a representar la grandeza de un hombre que imponía el respeto de los demás. 

El “peso” o gloria de Dios es la grandeza de quién es Él. Su gloria es la asombrosa gravedad de Su nombre, la riqueza infinita de Sus atributos divinos que se encuentran en Su santidad, soberanía, ira, gracia, bondad, etc. Cada aspecto de Su carácter es inmensamente pesado, incomparablemente grande, más allá del carácter o la capacidad de cualquier ser humano. Siendo absolutamente perfecto, Dios es maravilloso en todos los sentidos. Él es un verdadero “peso pesado” en cada uno de Sus atributos divinos.

Siendo absolutamente perfecto, Dios es maravilloso en todos los sentidos. Él es un verdadero “peso pesado” en cada uno de Sus atributos divinos.

Trágicamente, en la iglesia de hoy, a menudo nos falta el peso correspondiente con respecto a la profundidad total del carácter y los atributos de Dios. En cambio, la frivolidad y la superficialidad, alimentadas por un Dios fácil de usar, impregnan gran parte del cristianismo. Este desarrollo se remonta a nuestra incapacidad de considerar la pesadez de Su santísimo carácter.

Hace años, Donald Gray Barnhouse, pastor de la Décima Iglesia Presbiteriana en Filadelfia, Pensilvania, pronunció un mensaje que se transmitió por la radio CBC. En este discurso nacional, el destacado maestro bíblico especuló sobre cuál sería la estrategia más diabólica que Satanás podría emplear contra la iglesia en los años venideros.

Para asombro de muchos oyentes, Barnhouse imaginó que todos los bares de Filadelfia estarían cerrados. Las prostitutas ya no caminarían por las calles. La pornografía ya no estaría disponible. Las calles estarían limpias y todos los barrios de la ciudad estarían llenos de ciudadanos respetuosos de la ley. Todas las palabrotas y maldiciones desaparecerían. Los niños dirían respetuosamente: "Sí, señor" y "No, señora".

Todas las iglesias de la ciudad, añadió Barnhouse, estarían abarrotadas. No habría un banco en la iglesia que pudiera albergar a un ciudadano más. ¿Qué podría haber de malo en esto?, te preguntarás. Barnhouse luego asestó el golpe de gracia. El peligro más mortífero y diabólico, dijo, sería que en cada uno de estos santuarios llenos hasta el límite de su capacidad, nunca se predicaría a Jesucristo y, si se me permite agregar, la gloria de Dios nunca sería exaltada.

Lamentablemente, esto es muy común en demasiados púlpitos hoy en día. Se habla mucho de religión, pero no se dice nada acerca de la gloria de Dios revelada en la autoridad suprema y la obra salvadora de Cristo en la cruz. Se menciona la moralidad, pero no a Cristo. Hay expresiones de preocupación cultural y comentarios políticos, pero no hay Cristo. Hay pensamientos positivos e historias inspiradoras, pero no hay Cristo. Hay muchas trampas externas del cristianismo, pero ninguna realidad interna de la gloria de Dios revelada en Cristo.

Si vamos a predicar las Escrituras, debemos exaltar la gloria de Dios. Este es el caso porque la gloria de Dios representa la grandeza de quién es Él, Su nombre (Deuteronomio 28:28), Su majestad (Salmo 93:1), Su poder (Éxodo 15:1, 6), Sus obras (Salmo 19: 1), y Su santidad (Éxodo 15:11). La gloria de Dios se describe como grande (Salmo 138:5), eterna (Salmo 104:31), rica (Efesios 3:16) y sumamente exaltada (Salmo 8:1). A esta gloria la llamamos Su “gloria intrínseca”, o la gloria que inherentemente le pertenece a Él debido a Su carácter santo. 

Debido a que Dios es Dios, Él es el único ser del cual se puede decir que posee gloria inherente. No podemos darle esta gloria a Él. Esta gloria pertenece a Dios en virtud de quién es Él. En consecuencia, la gloria intrínseca de Dios no puede cambiar. Sería imposible para Él aumentar en Su gloria, porque eso significaría que antes no era perfecto. Dios tampoco puede disminuir en Su gloria, porque Él es siempre el mismo, por siempre glorioso. Dios fue, es y será glorioso en todas las edades venideras.

Steven J. Lawson

Presidente de OnePassion Ministries. Es el anfitrión del Institute for Expository Preaching en ciudades de todo el mundo. También es profesor asociado de Ligonier Ministries y supervisa el programa de Doctorado en Ministerio en The Master's Seminary.